Como empresario ¿cómo puedo acometer con garantías la gestión preventiva de mi empresa?

Es evidente que, al igual que cualquier otro aspecto en la gestión de una empresa, la Prevención de Riesgos Laborales ha de acometerse de forma eficiente, no solo para garantizar la seguridad y salud de los trabajadores a cargo del empresario, sino para optimizar los recursos dedicados a ello y evitar sanciones de la Administración por incumplimientos relacionados con la prevención.

El  tejido empresarial nacional tiene su mayor volumen en PYMES y Autónomos. La estructura de estas empresas, teniendo en cuenta la casuística de cada sector de actividad, no suelen permitirse el disponer de personal cualificado y dedicado a labores preventivas exclusivamente. Por este motivo, la solución operativa y más económica, pero también la más eficiente, es la contratación de un Servicio de Prevención Ajeno (SPA) . Este tipo de entidades acreditadas, disponen de medios materiales y humanos, debidamente especializados para la prestación del servicio de asesoramiento y apoyo en materia de Prevención de Riesgos Laborales, tal y como marca la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales y el Reglamento de los Servicios de Prevención.

La decisión más inteligente, empresarialmente hablando, es concertar a un SPA para apoyarse en la gestión preventiva de su actividad. La evaluación de los riesgos existentes, planificación de la actividad preventiva, control periódico de las condiciones de trabajo, vigilancia de la salud de los trabajadores y formación e información a los trabajadores, son algunos de los servicios básicos que un SPA pone a disposición de cualquier empresario. Pero un SPA puede acometer todo tipo de trabajos específicos adaptados a centros de trabajo, actividades y riesgos concretos. El SPA tan sólo requerirá de algún trabajador o responsable designado por el empresario para coordinar la actividad entre ambas partes y que se encargue, en su caso, de acometer las recomendaciones que efectúe el SPA a la empresa para prevenir accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

Las empresas con cierto volumen de trabajadores o dedicadas a actividades encuadradas en el Anexo I, suelen tener recursos o personal encargados de supervisar este tipo de tareas. No obstante, es muy frecuente que estas empresas igualmente se apoyen en los SPAs para llevar a cabo trabajos específicos que sólo un SPA está en disposición de acometer. Esto es sin duda, una decisión inteligente, por cuanto se incrementa el nivel de seguridad de una forma más eficiente.

Grupo INPREX cuenta con una larga trayectoria y experiencia dentro del sector de los SPAs, con miles de clientes de todos los sectores de actividad que avalan nuestro trabajo y renuevan su confianza año tras año. El equipo técnico y humano de nuestra entidad, tiene como cometido fundamental, atender, analizar y resolver sus necesidades específicas en materia de prevención para que usted pueda dedicar el mayor tiempo posible a explotar y desarrollar su negocio.